En un mercado global dominado por grandes distribuidores de café con sus sedes en el hemisferio norte, pequeños productores del sur suman fuerzas y encuentran sinergias en las cooperativas de café.

Un caficultor puede pensar que tiene la opción de trabajar de manera independiente.

Sin embargo, esta independencia no es más que una ilusión cuando se trata de enfrentarse a un mercado global extremadamente competitivo.

Las cooperativas de café generan el poder necesario para crear modelos de negocio más justos y sostenibles.

Estas organizaciones cafeteras parecen estar en auge, aprovechando movimientos como el del comercio justo. Cada vez podemos encontrar más cooperativas y más grandes en los países productores de café.

Pero… ¿qué es una cooperativa cafetera? ¿Cuáles son sus ventajas’? ¡Descúbrelo en este artículo!

¿Qué son las cooperativas cafeteras?

Las cooperativas de café están formadas por un grupo de individuos con un propósito común. Es una entidad con un gobierno democrático en la que todos los socios participan de forma voluntaria.

Las cooperativas generalmente no tienen ánimo de lucro y en caso de tenerlo, los beneficiarios de los resultados son siempre los socios (nunca accionistas externos).

En el corazón de las cooperativas de café yace la idea de un comercio sostenible y en condiciones más justas para los productores.

Ante la desigualdad promovida por las empresas que dominan el mercado, esta fórmula desafía las reglas convencionales. Es un modelo de negocio que, con el apoyo gubernamental y de los consumidores, favorece a miles de comunidades que siguen luchando contra la pobreza.

Dicen que la unión hace la fuerza, y en el caso cooperativista, esto es totalmente real. A continuación describimos las mayores ventajas competitivas de las cooperativas de café.

Ventajas competitivas de las cooperativas de café. 1- Poder de influencia

Los pequeños productores no producen la cantidad de café necsaria para establecer relaciones directas con tostadores y exportadores. Además, carecen de los recursos necesarios para llevar a cabo exitosas campañas de marketing.

Esto les obliga a vender su producto a intermediarios a precios muy desfavorables.

En una cooperativa cafetera, múltiples productores se asocian para generar imagen de marca y ganar poder de negociación frente a intermediarios.

Estas organizaciones en muchos casos incluso pueden permitirse el lujo de prescindir de intermediarios y negociar directamente con los distribuidores.

En la práctica esto significa que cada socio puede aspirar a una mediación comercial más justa, acorde con sus expectativas y el volumen de producción o compra de café que manejan.

Ventajas competitivas de las cooperativas de café. 2- Acceso a recursos compartidos

La capacidad de progreso y crecimiento económico de estos pequeños productores de café depende en gran medida del acceso a recursos que muchas veces no se pueden permitir.

Del mismo modo, conseguir financiación bancaria es tarea casi imposible para un pequeño productor.

La cooperativa cafetera permite que cada miembro puede acceder a recursos financieros, humanos y tecnológicos. Esto es posible gracias al desarrollo de una economía colaborativa, en la que se establecen fondos comunes y se adquieren bienes que pueden ser compartidos por todos los cooperativistas.

Pero no solo los bienes y el capital pueden ser compartidos por el bien común.

Una pieza clave en la mejora y el aprendizaje continuo de estos productores reside en el intercambio de experiencias y en el desarrollo de equipos humanos.

Equipos de marketing, innovación o finanzas son compartidos por una red de socios, que no podrían acceder a este talento por sí mismos.

Ventajas competitivas de las cooperativas de café. 3- Impacto social colectivo.

Dado que estas organizaciones funcionan para servir a sus miembros, están enfocadas en dignificar el trabajo de cada uno de ellos. Las plantaciones o fincas tienen necesidades distintas según el tamaño, clima, producción, maquinaria y otras variables.

La asistencia particular es importante para la puesta en marcha de los programas de soporte y desarrollo.

cooperativa de cafe impacto socialPero la cooperativa no solo existe para servir a los productores de café.

También sirve a sus familias, vecinos y al medio ambiente en el que se encuentran.

Por lo que los beneficios generados por estas organizaciones se destinan con frecuencia a ofrecer servicios sociales a las comunidades en las que se produce el café.

Comunidades que, en la mayoría de los casos, carecen de servicios sociales básicos por las condiciones socioeconómicas de los países en los que se encuentran.

Campesinos, agricultores, indígenas y mujeres en situación de pobreza necesitan dignificar su labor para brindar oportunidades de progreso a las generaciones que están por venir.

cooperativas cafeteras

cooperativas cafeterasCoopetarrazu es un muy buen ejemplo de cooperativa de café social y solidaria. Con sede en Costa Rica, estos cafeteros organizan o patrocinan:

  • Talleres de género enfocados en crecimiento personal e integral
  • Talleres sobre finanzas personales
  • Proyectos con el objetivo de promover la cultura, crecimiento y el talento de los jóvenes de la zona

Proyectos sociales que ayudan no solo a mejorar la visibilidad y la imagen de marca de la cooperativa, sino que también generan confianza en un consumidor cada vez más comprometido con el impacto social de lo que compra.

Ventajas competitivas de las cooperativas de café. 4- Acceso a mercados.

Las cooperativas de café que entienden los problemas de los caficultores y redes de soporte encuentran mayores facilidades para acceder a certificaciones como la de comercio justo.

La obtención de esta u otras certificaciones, el control de trazabilidad, la elaboración de productos exclusivos o con denominación de origen, se hacen viables cuando existe una infraestructura con un cierto tamaño.

Ese tamaño permite en ocasiones la venta directa del café, permitiendo a los socios capturar la totalidad del valor del producto. Un valor que será reinvertido por el bien común de las comunidades cafeteras a las que pertenecen.

cooperativa cafetera plantacion cafe
Fuente: Pixabay.com

Conclusión

En sí misma, una cooperativa cafetera representa una plataforma comercial que es propiedad de los miembros trabajadores y productores del café.

Una red democrática dirigida por los socios, que prioriza el desarrollo socio-económico y la sustentabilidad de las comunidades dónde se encuentra.

Una organización que permite administrar recursos compartidos, promover el desarrollo productivo, facilitar el aprendizaje colectivo y generar bienestar social.

¿Quieres saber más sobre cooperativas?

Déjanos tus preguntas en la sección de comentarios!

¡Deja un comentario!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.